Tesoros escondidos en Londres: 10 lugares que merece la pena buscar

Violeta Martínez

Todos nos hemos visto en las mismas: de vacaciones en una ciudad nueva y visitando al dedillo los sitios más famosos junto con todos los demás turistas, haciendo cola para ingresar a las diez atracciones principales que hay que ver sí o sí y desesperados por completar la lista de cosas que no puedes perderte, y que suponen una cuestión de vida o muerte para los visitantes; sea el destino que sea. Londres lleva siendo un destino 10 desde hace muchos años, por una sencilla razón: la ciudad es impresionante. ¿Deberías visitar los clásicos: la Torre de Londres, el Palacio de Buckingham, la Abadía de Westminster, el Covent Garden? ¡Por supuesto que deberías! Y la buena noticia es que SANDEMANs puede ayudarte con todos ellos. Sin embargo, si estás cansado de hacer cola solo para ir tachando cosas de la lista ¡sigue leyendo!

 

1. The Monument

Escondido entre rascacielos se encuentra el Monumento al Gran Incendio de Londres de 1666, más conocido como El Monumento (The Monument en inglés). No nos dejaremos arrastrar por la historia, pero fue construido en la década de 1670 y todavía vale la pena visitarlo a día de hoy. No es el edificio más alto de Londres, pero es uno de los más antiguos y, sin duda, uno de los más cautivadores. Te costará menos de 5 £ subir los 311 escalones hasta la cima y recibirás un certificado al salir para demostrar que lograste la hazaña, ¿qué más se puede pedir?

Photo: www.themonument.info

 

2. ¿Trafalgar Square?

¿Trafalgar Square, un tesoro escondido? ¡No, claro que no! Hay más turistas que peces en el mar, PERO en la esquina sureste de la plaza hay un pilar hueco con una lámpara en la parte superior. Se le conoce como la estación de policía más pequeña de Londres, construida en la década de 1920, para que un máximo de 2 oficiales pudieran refugiarse en el interior y monitorear manifestaciones y posibles alborotadores. Técnicamente nunca fue más que un puesto de avanzada para la policía, pero aparentemente tenía línea telefónica directa a Scotland Yard por si la cosa empezaba a ponerse fea. De este modo, mientras todos los demás empuñan su palo de selfie, tú puedes entretenerte yendo a buscar este mini monumento a la ley y el orden.

Photo: likelovedo.com

 

3. York House Watergate

Camuflado en una calle secundaria detrás de la estación de Charing Cross hay un monumento a una época pasada, la York House Watergate. En la década de 1860, el río Támesis se reinventó por completo después del Gran Hedor o la Gran Peste de 1858 (en inglés Great Stink, o Big Stink; verídico y tan desagradable como parece). Esta puerta de estilo veneciano marca hasta dónde solía llegar el río, a 150 metros de donde hoy se encuentra la orilla. Es un hermoso ejemplo de arquitectura barroca, construida en 1626 por Inigo Jones y, como pequeño aliciente, está justo al lado del Gordon’s Wine Bar, una famosa caverna subterránea con una fantástica selección de vinos y quesos.

Photo: www.geograph.org.uk

 

4. Un «teatro» diferente

Subiendo por una escalera de madera estrecha y sinuosa en una calle lateral del Puente de Londres, encontrarás un viejo «teatro» bastante sombrío. Si esperabas jazz hands y grandes números musicales, entonces estás en el lugar equivocado. En inglés theater significa tanto «teatro» como «quirófano», así que espera cuchillos romos y sierras oxidadas. Se trata del quirófano más antiguo de Europa. El Old Operating Theatre es ahora un museo que nos lleva de viaje a los primeros días de la ciencia médica y las primeras cirugías. Es muy pequeño, por lo que tendrás que reservar con anticipación, si es que tienes estómago para completar la visita.

Photo: oldoperatingtheatre.com

 

5. Hora de tomar el té

Los ingleses son famosos por disfrutar tomándose una… o seis (no, cerveza, no), placentera taza de té. En el siglo XXI, la mayoría de nosotros compramos bolsitas de té en el supermercado por unos pocos centavos, pero el té era tradicionalmente un lujo caro y su comercio tuvo una gran importancia para la riqueza y la cultura de Londres.

La Twinings tea shop and museum (tienda de té Twinings y museo), ubicada en Strand, abrió sus puertas por primera vez en 1706. Allí puedes comprar té, probar algunos de tus favoritos en el bar y aprender un poco sobre su historia.

Photo: www.twinings.co.uk

 

6. Cabmen’s Shelters («Casetas de Cocheros»)

Estas pequeñas casetillas verdes están repartidas por algunas de las partes más elegantes de Londres. Entre 1875 y 1914 había 61 de estas casitas (no más grandes que un caballo y un carro), de este modo, los taxistas tenían un lugar donde parar y resguardarse para comer y beber algo. 13 de estos refugios aún sobreviven hoy, y siguen siendo de uso exclusivo para los taxistas, pero si le apetece una taza de té y un sándwich de bacon, puedes pedir para llevar. Recuerda que los taxistas todavía tienen un código de conducta muy estricto: no se tolerarán los juegos de azar, las palabrotas o las bebidas alcohólicas ¡así que cuidado con tus modales!

Photo www.flickr.com/photos/danielhwright

 

7. El Jardín de St Dunstan in the East

El Jardín de St Dunstan in the East es una verdadera joya, un escondite desconocido. En este pequeño espacio verde secreto y escondido entre edificios modernos, flota en el aire una magia de película que es difícil de describir. La iglesia en ruinas, que data de alrededor del 1100, fue severamente dañada en el Gran incendio de Londres y luego parcialmente destruida por una bomba en 1941. Este pequeño parque público sería un gran lugar para esconderse durante un rato y hacer un descanso del resto de turistas.

Photo: www.instagram.com/jennylijic

 

8. La Muralla de Londres

La gente habla de la historia de Londres y de los inicios romanos, donde comenzó todo, pero las reminiscencias romanas no son tan fáciles de encontrar, tienes que buscarlas. Junto al Museo de Londres (Museum of London), en varios puntos, hay algunos ejemplos increíbles del muro defensivo construido por los romanos hace casi 2000 años. Lo extraño es que no están cerrados ni cubiertos, sino bajo las inclemencias del tiempo, casi ignorados al costado de la acera. Si tienes dificultades para encontrar el área en cuestión, hemos llamado muy ingeniosamente a la calle London Wall, «Muro de Londres».

Nota: vale la pena visitar el Museo de Londres, que te cuenta la historia de la ciudad a través de los siglos.

Photo: londonist.com

 

9. Greenwich

Greenwich es sin duda un lugar turístico muy popular, apenas un tesoro escondido. Está situado junto al río y se puede llegar en tren o en barco. Alberga el Museo Marítimo, el Cutty Sark y el Observatorio Real, por poner algunos ejemplos. Sin embargo, Greenwich tiene un ambiente diferente al resto de Londres, un poco más apacible, más parecido a un balneario costero. Aunque aquí hay también un par de cosas de las que quizás no hayas oído hablar:

Al lado del Observatorio hay una vista impresionante del horizonte de la ciudad y detrás de ella una estatua del General James Wolfe, si miras de cerca podrás apreciar con claridad grandes agujeros de bala, aparentemente hechos por un avión de combate alemán durante la Segunda Guerra Mundial.

Bajando por el río, cerca del Cutty Sark hay una estructura con cúpula de vidrio, esta es la entrada al túnel de Greenwich, un pasadizo de 120 años que te lleva por debajo del río hasta el otro lado.

Photo: www.royalparks.org.uk

 

10. «Cell service»

Sería una grosería terminar sin recomendar un pub. La Southwark Tavern se encuentra a tiro de piedra de la estación de London Bridge y del Borough Market, es un hermoso y antiguo pub con una buena selección de cervezas donde elegir. Toma las escaleras hasta el nivel inferior y te encontrarás sentado en lo que originalmente eran las celdas de la prisión de un deudor. A día de hoy es un lugar acogedor para tomarse una cerveza con los amigos, pero hace 200 años era un sitio nada placentero donde se encerraba a la gente.

Photo: www.thesouthwarktavern.co.uk

 

Estas sugerencias son solo la punta del iceberg, Londres está lleno de gloriosos pequeños secretos. De todos modos, no dejes de hacer cola para las principales atracciones de Londres, esa es parte de la razón por la que decidiste hacer el viaje en primer lugar, pero tal vez puedas tener también esta lista en el bolsillo para cuando desees un cambio de escenario y de ritmo.

 

Texto original de John Sheerman. Traducción y adaptación de Violeta Martínez.

SEGUIR DESCUBRIENDOblogs

De vuelta al blog
#SANDEMANSTOURS

Comments

Add your comment

SANDEMANs últimas noticias